Joel Flores

Joel Flores nació en Zacatecas (México) en 1984. Es considerado, según la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, uno de los veinte escritores jóvenes más importantes de América Latina. Es autor de la Trilogía del semi desierto, integrada por el libro de relatos Rojo semidesierto (Premio Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz, 2012), la novela Nunca más su nombre (Premio Juan Rulfo convocado por el Instituto Nacional de Bellas Artes, 2014) y una novela que está escribiendo ahora. Fue residente de la séptima promoción de la Fundación Antonio Gala y becario en tres menciones del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Su más reciente publicación es Los maridos de mi madre, publicado por Editorial Paraíso Perdido.

Joel Flores (1984) is considered one of the Latin American’s 20 most important writers, according to the Guadalajara Interational Book Fair (FIL). In 2012, with his short stories’ book Rojo semidesierto (Red Semidesert), he won the Premio Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz, 2012), and in 2014 the novel Nunca más su nombre (Never Again His Name), the Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes, Juan Rulfo. His upcoming novel will complete the Semidesert Trilogy. Flores lives in Tijuana and is a three time recipient of granos from the Fonda Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA). His most recent publication is Los maridos de mi madre  published by Editorial Paraíso Perdido.

Obras publicadas/ Published titles 

Rojo semidesierto

Rojo semidesierto, primera parte de la Trilogía del semidesierto, es la voz de una generación mutilada por la violencia. Un aterrador registro coral de las verdaderas víctimas de la guerra contra el narcotráfico, que no son sólo los muertos, sino también aquellos que vieron a sus familiares y amigos desaparecer, y el país que amaron teñirse de sangre. Hombres y mujeres que luchan cada día por sobrevivir en la intemperie de ese semidesierto que no es sólo un lugar físico, sino el paisaje desolado de sus propios sueños. Con este libro, Joel Flores no sólo ganó uno de los mas prestigiosos premios de narrativa en México, el Sor Juana Inés de la Cruz, da un magistral testimonio de una tragedia cotidiana. Su prosa conmueve, sacude, a veces indigna; abrasa nuestra conciencia y nos golpea contra el árido suelo de la realidad. 
La voz del narrador, de apenas 25 años, está tallada por el dolor y agujereada por innumerables silencios en los que se cuenta la vida de catorce personajes, y con ella el destino de una nación.

Rojo semidesierto, the first book in the “Semidesert Trilogy”, is the Voice of a generación crippled by violence. This terrifying chiral record of the real victims of the war on drug-trafficking gives voice not only to those who were killed, but also to those whose friends and family members disappeared- the people who have watched the country they love run red with blood. Women and men struggle desperately everyday to survive the elements in the semidesert that is at once a physical place and the desolate landscape of their own dreams. 
With this book Joel Flores won one of the most prestigious awards for narrative in Mexico, the Premio de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz. His prose is a masterful testimonio to the daily tragedy that mores us, rocks us, and at times makes us feel shameful; it encircles our collective conscience, slapping us against the arid desert of reality. At only 26 years of age, the narrator’s Voice is etched with the pain and piercing numbness of countless silences through which he recounts the stories of fourteen characters, and with them, the date of a nation.

Nunca más su nombre

Pocas relaciones son tan intensas y a la vez pueden llegar a ser tan conflictivas como las que se establecen entre padres e hijos. ¿Qué sucede si los hijos son distintos y, aunque se esfuercen, no consiguen encajar en el molde que trazaron para ellos? ¿Qué, cuando la imagen paterna es en todo negativa y el hijo considera el rechazo un deber moral? Sin remedio, se produce un encontronazo, y la vida familiar del hijo se convierte en un infierno del que hay que huir a como dé lugar. 

Joel Flores explora los laberintos emocionales del protagonista quien, recién instalado con su mujer en una ciudad fronteriza, recibe el aviso de que su padre se muere en un hospital de Zacatecas. Con la duda de ir o no a verlo por última vez, el resentimiento, la culpa y la imagen del viejo abandonado en un pabellón de agonizantes se enredan en su interior hasta jalar a la superficie los fantasmas más ocultos, más sepultados en su memoria, para configurar un bárbaro retrato de familia donde el padre, un militar de bajo rango, burdo y violento, destaca como el principal creador de la desdicha. 

Nunca más su nombre nos muestra de manera descarnada que nunca hemos sido del todo dueños de nuestras decisiones ni de nuestro destino, que casi siempre actuamos obedeciendo impulsos difíciles de reconocer, y que a veces la única verdad se localiza en esa zona de la memoria que quisiéramos mantener velada hasta la muerte.

Few relationships are as intense and simultaneously conflicted as those between fathers and sons. What happens when sons are different from their fathers? Even when they try to be just like the precedent set for them? What happens when the paternal figure is overwhelmingly negative and the son considers the rejection of his father to be his moral duty? The scene is set for a collision course as the son’s experience of family life becomes a hell to be escaped by any means possible. 

Joel Flores explores the emotional labyrinths of a protagonist who has recently moved to a border city when he receives the news that his father is dying in a hospital in Zacatecas. Doubting whether to go back for the last time or not, the resentment, guilt, and thoughts of the old man deserted among a ward of dying patients twists itself around the son’s insides. He summons the most hidden of ghosts from below the surface, buried deep in his memory, and paints a barbaric family portrait where the father, a coarse, violent, low-ranking military man, stars as the main creator of his misfortune. 


Never Again His Name shows us in stark prose that we’re never fully in control of our decisions or our destiny. We’re almost always acting on impulses that are difficult to source, and that sometimes, the only truth we have is shrouded in memories that we wish would remain covered until death.

Los maridos de mi madre

A veces la sustancia del deseo yace en el destartalado motor de un vochito legendario, en el albur cholo que busca metamorfosear en poesía cursi, en el tinte de cabello de una cachondísima lectora de Bolaño capaz de desbarrancar con una mirada a su indefenso profesor. A veces el sentido de la vida se va por el resumidero cuando nuestra deidad rocker inmola su guitarra en el altar de sacrificios del reggaetón y mamá deambula errabunda entre los fallidos abrazos de un socorrista de la Cruz Roja, un luchador de quinta y un maestrucho mosco muerto. Estas páginas desparraman hormonas en ebullición desde la mirada del púber ávido de tragarse el mundo a tarascadas, y tragicómicas fatalidades arrastrándose entre los tumbos sexuales de erráticos adultos. En Los maridos de mi madre, Joel Flores ha puesto a bailar a un Edipo bipolar y debrayado que oscila entre el semidesierto zacatecano y el barrio bravo tijuanero, una torcida constelación familiar donde los esqueletos hacen corte de manga desde el closet. Es un libro que muestra a un escritor con el timing y el talento para convertirse, sin excesivas prisas, pero sin perder el tiempo, en una de las voces más importantes de México.

Redes: 

  • Twitter Social Icon
  • Icono social Instagram

© 2017 VF Agencia Literaria

VF Agencia Literaria

Col. Del Valle
Benito Juárez, México DF